Mis propósitos para este año se concentran en un solo pensamiento-objetivo: SUBIR EL NIVEL EN 2015.

Al igual que yo, pensarás que esta idea tan sencilla de manifestar no es tan sencilla de aplicar. ¿Pero qué significa subir el nivel? Subir el nivel – para mí – significa mejorar la calidad de vida, disfrutar más de nuestras experiencias, saber apreciar y compartir más con las personas que tenemos cerca (familia, amigos, compañeros, socios y amigos profesionales), obtener mayores y mejores resultados en los proyectos, continuar en el camino hacia mis sueños. Pero para esto necesitamos “sacar” tiempo, aprender a trabajar mejor.

¿Y cómo?

Cada vez estoy más convencido de que una de las claves para subir el nivel es la simplicidad como meta y la simplificación el camino para alcanzarlo.

“La perfección se consigue, no cuando no haya más que añadir, sino cuando no hay nada más por quitar”

Antoine de Saint-Exupéry

Os voy a dar dos referencias-recomendaciones (NO LAS PERDAIS DE VISTA, CADA VEZ HAY MÁS PERSONAS APLICANDO ESTA FILOSOFÍA) para aprender a trabajar de un modo más efectivo y sencillo.

1- Si eres emprendedor/ra te recomiendo este libro de Javier Martín Emprender Ligero. Javier lo presenta en este artículo (de donde he tomado la cita). ¿Y qué tiene de valioso? El libro no es un manual para emprendedores, pero Javier comparte a modo de pequeñas lecciones su experiencia y visión como emprendedor, Y SOBRE TODO, como profesional (y persona) que con pocos recursos crea y desarrolla importantes proyectos. La conclusión es que simplificando tu vida (y la forma de enfocar tus proyectos) puedes “SUBIR EL NIVEL”, alcanzando mejores resultados pero sobre todo mejorando tu calidad de vida. Una filosofía de vida que cada vez cuenta con más adeptos, reconocidos profesionales y respetadas personas.

2- Y la segunda recomendación es -ahora sí- un manual para trabajar de forma más sencilla: minimalista.  David Cantone ha creado un manual llamado Productividad Minimalista que paso a paso te explica y te da las herramientas para trabajar de forma más ordenada y productiva, atrayendo el éxito y dejando tiempo para disfrutar de las cosas importantes de la vida (además de tu trabajo y tus proyectos).

SUBIR EL NIVEL EN 2015 es una misión que lograré aplicando lo que a mi modo de ver son las tres claves:

  • La simplificación (como camino) y la simplicidad (como meta)
  • La atención focalizada y la concentración
  • La generación de valor

Concentrándome en lo importante, poniendo atención a mi alrededor y en lo que hago, formándome y APORTANDO VALOR conseguiré sin duda subir el nivel en 2015.

Espiritualidad económica para mis proyectos

Se dice que si pudiéramos aumentar el núcleo de un átomo al tamaño de una cereza, los electrones podrían considerarse como mosquitos que giran en un diámetro de unos dos kilómetros. La distancia entre dos átomos, o lo que es lo mismo entre dos de nuestras cerezas, sería de centenares de Km. entre sí.

La conclusión es que si pudiéramos suprimir todo el espacio vacío de nuestro cuerpo, su tamaño sería el de una partícula invisible.

¿Hay algo más simple que el vacío? Saber que somos en un 99,9% vacío nos ayuda a aceptar que algunas cosas funcionen según nuestros propósitos y otras no, por mucho esfuerzo que le dediquemos. Hay una bonita oración que dice: “Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas que puedo cambiar y la sabiduría para conocer la diferencia”. Esto habla de centrarse en lo más valioso y en lo más importante, en aquello que está en nuestras manos cambiar. Céntrate en lo más importante porque solo lo importante genera resultados importantes. Y olvidarse por este año de lo no importante (aun cuando sea urgente), situarse en lo que más valor genera: a nivel de organización, de proyecto,  de persona. Porque este año es un año de priorizar:  de abandonar lo inservible, de olvidarse de los adornos, de descartar lo que no es importante (y así tener tiempo para lo importante).

La generación de valor – “la Generación del Valor”

Cuidemos a nuestros contactos en 2015 más que nunca, los éxitos y los aciertos no va de empresas o marcas, va de personas. No apartes de tu cabeza un único pensamiento: ¿Cómo generarle valor a esta persona? Este será el único secreto que tengas que poner en marcha para que tus proyectos prosperen. 2015 es un año de descartar personas incapaces de generar valor, no hay tiempo ni recursos para todos, vivimos en un momento y entorno de escasez (de eso nos están convenciendo), por eso el 2015 es también el año donde muere la intermediación (y los intermediarios). Es un año de ruptura, sobre todo de los viejos modelos mentales a los que no habíamos aferrado.

Y en cambio vemos que otros modelos funcionan. Iniciativas locas, planteamientos hiper-innovadores, modelos de pensamiento y acción disruptivos, modelos de negocio absurdamente exitosos. Y esto afectará a todas las dimensiones y esferas de la sociedad: la empresa, la política, la economía, las relaciones sociales, la educación. “Mataremos” a nuestros amigos inútiles en Facebook y Twitter, eliminaremos las Apps que no usamos en nuestros teléfonos móviles, mandaremos a la papelera carpetas y documentos que no utilizamos, haremos dietas, nos daremos de baja de asociaciones y clubes que no trajeron ningún valor en 2014, despediremos a los relaciones públicas y a los gerentes incapaces de mantener su estatus Quo con ideas obsoletas. Debemos esforzarnos por ser una de las personas que generen valor.

Las tres claves del 2015 para subir el nivel: la simplicidad, la focalización y la generación de valor. Con esta receta no podemos fallar.

¿Qué opinas?

Anuncios