• Desoyendo las amenazas del Banco Mundial, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional ha sido un pueblo valiente que ha apostado su futuro a unos gestores con soluciones diferentes y arriesgadas a viejos problemas que de seguir con el mismo tipo de políticos estaban abocados a perpetuarse

  • Por apostar por una política que vela por el interés del pueblo Griego en detrimento de los intereses económicos
  • Que ha elegido y respaldado a un equipo de gobierno partidario de convocar un referéndum antes de tomar una decisión que contradecía su propio programa, y hubiese supuesto traicionar el compromiso adquirido con el pueblo griego
  • Por haberse atrevido a  revalidar su firme decisión de abandonar las políticas extractivas de Europa en un gesto valiente en contra de la opinión pública europea
  • Que se está comportando  como una sociedad adulta que asume la responsabilidad de su futuro, a pesar de los riesgos y amenazas
  • Cuyos representantes están despertando valores olvidados en los gobiernos fuertes de Europa (Francia y Alemania), y nos están haciendo pasar vergüenza a los que estamos gobernados por políticos mediocres que velan por los intereses de los bancos y de las grandes corporaciones por encima de los interés de los ciudadanos a los que representan y que los eligen

Es posible que el gobierno de Tsipras sea derrotado por medio de la maquinaria propagandística y económica de los intereses de las superpotencia europeas y mundiales, pero al menos han sido capaces de hacernos sentir la vergüenza de ser tratados como marionetas por nuestros políticos.  Seguramente enfrentados a una situación critica como la griega cualquiera hubiera tomado la misma decision como ciudadano, pero… ¿sin tener que llegar a una situación de crisis urgente podríamos cambiar a los políticos que nos están traicionando? ¿Seguiríamos los ciudadanos europeos aceptando la esclavitud a la que nos están condenando por medio de una deuda imposible de saldar? ¿Seguiríamos creyendo en una Europa justa, democrática, equitativa?

La campaña de la intimidación —el intento de aterrorizar al pueblo griego cortando la financiación de los bancos y amenazando con el caos general, con un objetivo casi ostensible de echar al actual Gobierno de izquierdas— fue un episodio vergonzoso en una Europa que afirma creer en los principios democráticos  

Fuente: elpais.com

Como se pregunta Varoufakis en su blog:

“¿Pueden coexistir la democracia y la unión monetaria? ¿O una de las dos debe claudicar?”, se pregunta el ministro, que asegura que el Eurogrupo ya ha contestado con su manera de actuar.

Esperamos que la situación de Grecia represente un punto final de una etapa oscura y perversa. Y esto nos genera respeto hacia el pueblo griego.

Anuncios