En la primera frase te juegas todo el artículo.

Se breve, no aburras, elimina —si puedes — las introducciones que solo ocupan espacio y no dicen nada nuevo o interesante.

El primer párrafo debe ser poderoso. Nadie franquearía esa barrera si no intuyese que vas a hacerle feliz.

Si tienes algo que decir – nosotros que escucharte, esto va de lo que nos apetece a los lectores, no lo que le apetece al escritor – , trata de no convertir tu artículo en el aliviadero mental de tus miedos y paranoias… bastante tengo yo con mis pajas mentales como para soportar las tuyas.

Hay lectores para todo escritor, y escritores que hablan de cualquier tema, a veces nos vendría bien leer un poco antes de opinar y escribir sobre algo, con frecuencia es tan poco valioso lo que aportamos…: si lo que tienes que decir no es más bello que el silencio, no lo digas.

Con el final lograrás (o no) que firmemos el contrato: leerte la próxima vez que publiques.

Escribes para personas sin tiempo, sin demasiado interés, sin ningún compromiso. Tiempos de cambio para los escritores en este cambio de Era.

img_6931

img_6266

img_7705

Anuncios