Hoy se que hay regalos para nosotros, capaces de cambiar la senda de nuestras vidas, y cuyo propósito y significado todavía no comprendemos.

Ya no nos conformamos con migajas, ideas equivocadas, falsas esperanzas, la vida espera algo más de todos nosotros y ya están dispuestos los medios.

Hoy abro los ojos y me repito que los dones del día tienen que servir para algo, y que estoy dispuesto a aceptarlos aunque no sepa comprenderlos del todo. En realidad falta muy poco. Dicen las estrellas que los fugaces somos nosotros…

Anuncios