medium-red-social-logo

Escribes para ellos. Y no se casan ni con dios. Los lectores de hoy en día son perezosos, impulsivos, exploradores e infieles. Esto ya lo sabías, pero en Medium creyeron que dándoles la herramienta de publicación perfecta lograrían implicarse más. Nada más lejos de la realidad.

¿Qué han conseguido?

Sobredosis de oferta: en Medium hay más escritores aficionados que lectores. Mucho más contenido, que horas invertidas en leerlo. Todos se han lanzado a escribir, y muy pocos a leer.

Encontrar contenido valioso y profesional en Medium te obliga a navegar por miles de artículos mediocres, al estilo post de Facebook, donde se escribe sobre cualquier nimiedad. Como si lo único importante fuera publicar mucho y con mucha frecuencia.

Medium también está afectado por el síndrome del like. Los lectores hacen “me gusta” sin leer los artículos, buscan por encima de todo la reciprocidad para promocionar sus propios artículos, sin leer los de los demás.

Medium también antepone la novedad a la calidad. Puedes invertir mucho en crear un buen artículo que muy pronto se hará invisible entre una maraña de nuevo contenido al que los algoritmos de la plataforma dan preferencia.

A pesar de sus buenos números en el uso del servicio les quedan los dos asuntos más importantes por resolver:

1- Destacar la calidad frente a la cantidad en sus publicaciones, para lo cual están planteándose pagar a autores reconocidos.

2- Monetizar el servicio sin recurrir al modelo de publicidad promocionada el cual, dicen, está agotado.

Seguiremos viendo a escritores relevantes hablando de las virtudes de Medium, yo les preguntaría ¿cuantos de ellos leen en Medium?

Anuncios